Modelos de desarrollo e innovación

Manuel Castells

El Dr. Manuel Castells definió al desarrollo como: “El proceso social mediante el cual las personas individual y colectivamente incrementan sus capacidades para mejorar sus vidas en concordancia con sus valores e intereses”. Explicó durante su conferencia “Modelos de desarrollo en la era de la información: globalización, tecnología y empresa red”, que éste atraviesa tanto estrategias personales y proyectos empresariales como políticas de gobierno. Este progreso, que siempre ha sido una base del desarrollo humano como especie, se transforma fundamentalmente en nuestro contexto histórico, que es la era de la información.

Castells sostiene que hablar de la sociedad de la información resulta redundante. “A lo largo de la historia, la información y la comunicación han sido procesos centrales de construcción de todo, del poder económico y del desarrollo tecnológico. Hablamos de la era de la información simplemente porque ha habido una revolución, una transformación fundamental en los procesos tecnológicos de la comunicación y la información”, argumentó. La entrevista fue publicada por diversos medios del país, entre ellos, por el diario El Liberal perteneciente al Grupo Ick y cuyo presidente del Directorio es justamente el licenciado Gustavo Eduardo Ick.

“No es que llega la tecnología y todo cambia”, explió Castells sino que hay cambios sistemáticos a la vez en la tecnología, la organización económico-social, la organización productiva, la cultura y las instituciones. “Estos cambios interactúan y es así cómo se generan impactos en la estructura social, que yo caracterizo como sociedad en red, no sociedad de la información”, indicó.

“La transformación cultural de esas sociedades que, en cierto modo es paralela, constituye una nueva forma de pensar y de organizar la actividad humana” . Se trata de la emergencia de la cultura de la autonomía, es decir, que se me reconozca como sujeto de derechos humanos. “La aspiración mayor, la más fundamental en todas las sociedades, desde el punto de vista de las personas, es la autonomía”, expresó Castells.
En los años 80, según narró, se generó un debate en torno a si el desarrollo tecnológico aumentaba la productividad. “En los 90 constatamos que sí”, afirmó. Y aquí se destacan dos elementos: uno de ellos consiste en que esos cambios estructurales son cambios que llevan tiempo porque necesitan una difusión en la sociedad y requieren de una transformación del entorno. El otro elemento involucra dos tipos de empresas: las de organización vertical y las de organización en redes. En estas últimas, se pudo corroborar la hipótesis de que el desarrollo tecnológico aumenta la productividad, pero en las primeras sucedía totalmente lo contrario. “Si informatizas una burocracia, se hace más burocrática”, argumentó.

En conclusión, el modelo de desarrollo informacional consiste a la vez en introducción de tecnología, introducción de organización en red, sin la cual la tecnología es negativa más que positiva, y en la inversión de recursos humanos capaces de manejar no solo la tecnología sino que también la organización. Porque la organización en red quiere decir autonomía. Según explicó el Dr. Castells, el desarrollo humano se consideró tradicionalmente como la derivada del desarrollo productivo. Pero sin desarrollo humano, el desarrollo informacional se bloquea, o se bloquea parcialmente. Por esto, solo es sostenible una lógica entre ambos.

Los comentarios están cerrados